Hablaremos en este artículo de la Torre de Bujaco. En los años de dominación almohade, la ciudad de Cáceres debió tener los elementos que son propios de una ciudad hispanomusulmana, es decir la medina, la mezquita, el alcázar, entre otros. Actualmente, por desgracia, solo se mantienen el aljibe y la muralla, edificada usando la técnica del tapial, que se ubica sobre las bases de la anterior muralla romana. La Torre de Bujaco es una de las torres que componen esta muralla, y al igual que las demás que hoy en día siguen existiendo, ha sobrevivido más de 800 años.

Es una construcción de origen árabe, pero levantada como hemos dicho sobre sillares romanos. Su altura es de 25 metros y tiene planta cuadrada. Este edificio es uno de los más reconocibles del recinto amurallado gracias a su ubicación y a su historia. Se le conocía anteriormente como la Torre del Reloj, ya que en ella se encontraba el reloj del ayuntamiento. Sin embargo, en el siglo XVIII se trasladó a la torre de la Iglesia de San Mateo, que es donde se ubica actualmente. También se conocía como la Torre Nueva, dado que se encuentra cercana a la puerta que llevaba ese nombre, actual arco de la Estrella.

Existen diferentes teorías en relación al nombre actual del edificio. La más aceptada es la que la conecta con la palabra buhaco, utilizada en la zona para referirse a un muñeco de paja y trapo, que se utilizaba para denominar a la estatua del Genio Andrógino (estatua romana con origen en el siglo I, que se halla hoy en el Museo Arqueológico Provincial, y se conoce popularmente como la diosa Ceres), ubicada en el balcón de los Fueros entre los años 1820 y 1962.

Es esta una torre albarrana, lo que quiere decir que se encuentra adelantada a la línea de la muralla, y ha sufrido diversas modificaciones a lo largo de los años. Su planta, como hemos dicho antes, es cuadrada, y se encuentra conectada al camino de ronda de la muralla por un espigón o una especie de puente. A lo largo de los años se le añadieron tres matacanes. Dos de ellos son laterales y el otro es frontal, bajo el que se encuentra un balconcillo, probablemente de mediados del siglo XVI. Los materiales utilizados en la construcción son variados. Los lienzos se edificaron con mampostería y en sus esquinas se utilizó sillería, reforzando así las partes más débiles. La construcción se mantuvo encalada durante varios siglos, pero en la restauración llevada a cabo en los años 60, se optó por dejar el mampuesto a la vista en la mayoría de los edificios que forman el conjunto histórico.

Actualmente se encuentra aquí un centro de interpretación, y desde lo alto de su almenar tenemos una gran vista de la ciudad monumental.

Este es uno de los tantos interesantes monumentos que podrás visitar con nosotros. Consulta los free tours y horarios en Cáceres.